Marketing interno: préstale la atención que merece

Por Mónica Ortega
marketing interno

Tras muchos años hablando de marketing con todo tipo de personas, nos hemos dado cuenta de que la mayoría aplican determinados ‘sesgos’ cuando hablan sobre ello. Pareciera que cuando se habla de marketing ‘en general’ se estuviera hablando por defecto de marketing externo, B2C y desde hace unos años, exclusivamente digital. Y el marketing, en realidad, va mucho más allá. Hoy queremos detenernos en una de nuestras modalidades favoritas (e injustamente ninguneadas): el marketing interno.

Qué es el marketing interno y cuáles son sus beneficios

El marketing interno engloba todas aquellas estrategias dirigidas a mejorar la percepción de tu marca entre aquellos que trabajan dentro de ella. Es decir, aquellas que enfocas hacia tus trabajadores, colaboradores o incluso proveedores.

Por desgracia, es un tipo de marketing al que muchas empresas prestan poca atención. Pero aquellas que sí apuestan por invertir en marketing interno no tardan en disfrutar de numerosos beneficios que repercuten tanto en su imagen externa como en su productividad. Y es que las empresas que diseñan buenas estrategias de marketing interno:

  • Son capaces de construir una cultura empresarial más fuerte, y de comunicarla mejor.
  • Aumentan el sentimiento de pertenencia de sus equipos, consiguiendo un ambiente laboral más sano y productivo (se estima que un trabajador motivado puede rendir hasta el doble que uno descontento).
  • Convierten a sus trabajadores y colaboradores en embajadores, proyectando los valores de la marca al exterior y mejorando su imagen externa.
  • Mejoran su ‘marca empleador’, atrayendo y fidelizando al mejor talento.
  • Disminuyen su índice de rotación, con el consiguiente ahorro para la empresa.

Como ves, son beneficios suficientes como para plantearte incluir el marketing interno en tu estrategia de marketing global. Es más, nos atrevemos a decir que si no lo haces, tu estrategia de marketing quedará irremediablemente ‘coja’, porque será muy difícil lograr una coherencia entre lo que pretendes comunicar a tus clientes externos y lo que realmente proyectan aquellos que trabajan para tu empresa.

Cómo aplicar el marketing interno en tu empresa

Vale, puede que ya te hayamos convencido de que es realmente importante trabajar el marketing interno en tu negocio, pero seguro que ahora te asaltan las dudas. ¿Se necesita un gran presupuesto para hacerlo bien? ¿Merece la pena si mi empresa es pequeña? ¿Por dónde empezar?

A menos que trabajes en absoluta soledad y no cuentes ni siquiera con proveedores que te ayuden a desempeñar tu actividad, el marketing interno es algo que debería entrar en tus planes. Además, la estrategia que plantees en un principio es algo que puede ir creciendo y evolucionando con tu negocio, y contar con una mínima base te permitirá implementarla con mayor agilidad conforme vayas sumando personas a tu equipo. Y aunque si quieres hacerlo bien deberás realizar alguna inversión, también es cierto que esta se puede adaptar perfectamente al tamaño y necesidades de tu empresa. Aquí te damos algunas ideas:

Lo primero de todo: defínete

Ninguna de las ideas que te vamos a dar a continuación servirá de nada si antes no defines con claridad cómo es tu marca y cómo son las personas a las que pretende dirigirse. Para ello, deberás hacer un profundo ejercicio de construcción de tu identidad de marca, así como del cliente ideal al que pretendes llegar, tanto a nivel externo (tus compradores) como interno (tu equipo).

Infórmales e infórmate

Para que las personas que trabajan para tu marca puedan representar y comunicar los valores de la misma, antes deben conocerlos a fondo. Asegúrate de formarles para ello desde el momento del aterrizaje en tu empresa, y continúa haciéndolo siempre que haya novedades, lanzamientos o nuevas campañas en marcha.

A su vez, plantea una estrategia de escucha activa enfocada en conocer mejor a las personas que componen tu empresa y sus motivaciones. En empresas pequeñas puedes conseguirlo simplemente generando un ambiente propicio para hablar con ellos, y en las de mayor tamaño, a través de encuestas, sondeos o habilitando un buzón de sugerencias. Esto te permitirá segmentar diferentes grupos y atender mejor a las necesidades de cada uno de ellos.

Equípales adecuadamente

Ten presente todo lo que los trabajadores necesitan para desempeñar su trabajo y adelántate a sus necesidades. No esperes a que tengan que pedirte algo que ya sabes que necesitan, y siempre que sea posible pide su opinión antes de implementar nuevas herramientas que afecten a su trabajo diario. Cuando lo hagas, asegúrate de hacerlo de manera gradual, explicando los motivos del cambio y brindándoles la formación que necesitan para que la adaptación sea lo más rápida y fluida posible.

Reconoce su trabajo

Seguramente hayas oído ya esta frase, pero te la repetimos porque es una de las máximas del marketing y la comunicación internos: se corrige en privado, se reconoce en público. Y cuanto más público sea este reconocimiento, mejor efecto tendrá en el ánimo de quien lo recibe. Eso sí, no lo hagas de manera aleatoria. Ten claros los momentos en los que debes dar ese reconocimiento y las vías de comunicación que utilizarás para ello, y no dejes a nadie atrás. Es muy desalentador ver que ante un mismo logro, a otros compañeros se les reconoce mientras que a ti se te invisibiliza. La empatía es fundamental para que el marketing interno cumpla su función.

Usa el sentido común

Las acciones enfocadas en facilitar la flexibilidad y la conciliación laboral y personal siempre van a ser bien recibidas. Cada empresa es un mundo y no siempre vas a poder aplicar todas las que te gustaría, pero hazlo siempre que sea posible.

De la misma manera, haz que los valores que están implícitos en tu marca queden patentes en todo aquello que tiene que ver en las labores diarias de tus equipos. Por ejemplo, si uno de tus valores es la sostenibilidad, puedes comunicarlo a través de múltiples vías: desde la elección de los uniformes de tus vendedores, a la implantación de políticas de ahorro de papel, agua o electricidad, pasando por la celebración de eventos o actividades de team building basados en la consolidación de esos valores.

¿Necesitas ayuda para mejorar tu marketing interno?

En Método Marketing llevamos más de una década ayudando a empresas de todos los sectores y tamaños a mejorar su marketing desde una visión estratégica. Y no, nunca dejamos el marketing interno atrás. Si quieres integrarlo en tu estrategia global de manera coherente y eficaz, consúltanos. Una sesión de Marketing Coach puede ser suficiente para empezar a ver tu marketing interno desde un punto de vista más estratégico y productivo, y puedes reservar tu cita aquí.

¿No tienes claro en qué podemos ayudarte? Déjanos un mensaje

Contacto Blog

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Como mejorar tu employer branding con marketing - […] todo lo anterior bien definido, es el momento de poner en marcha tu maquinaria de marketing interno e implementar…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest