Qué es el branding y cómo aplicarlo en tus redes sociales

Por Mónica Ortega
qué es branding

Si estás buscando maneras de mejorar tu marketing, seguro que ya te has encontrado varias veces con la palabra branding. Nada extraño si tenemos en cuenta que es uno de los pilares en los que ha de sustentarse tu estrategia, pero que puede generarte un poco de confusión si no has trabajado antes con ese concepto. ¿Branding es igual a marketing? ¿Es el logo de una marca? ¿Qué es branding exactamente?

Detengámonos primero en la pregunta fundamental: qué es el branding. Llamamos así a todas las acciones que engloban la gestión de una marca, y que intentan favorecer la diferenciación de su propósito, sus valores y su posicionamiento en el mercado. Así que no, no engloba todo lo que afecta al marketing, aunque debe ser tenido en cuenta para todas las acciones de marketing que se realicen. Y no, no se limita a un logo. Éste es la representación gráfica de todo lo que tu marca significa, pero no puede sostenerla solo. Detrás de tu logo, debería haber mucho más.

Para qué sirve el branding

Gestionar correctamente tu marca aporta solidez y coherencia en todas las acciones en las que tu empresa está presente cada día. De esta manera, servirás a varios objetivos que suponen beneficios incuestionables para tu negocio:

Conectar con tu público. Porque siempre va a haber alguien que venda un producto o servicio que cubra las mismas necesidades que tú, o parecidas. La clave para que tu marca sea la elegida a la hora de comprar es la capacidad que ésta tenga para conseguir que el público al que se dirige se sienta identificado con los mensajes, historias y experiencias que genera.

Aumentar el valor de tus productos o servicios. En este post ya hablábamos del valor que aporta la marca como activo intangible de tu empresa. Está demostrado que ante un mismo producto, los consumidores perciben un mayor o menor valor dependiendo del posicionamiento que les sugiera la marca que los representa. Esto significa que si consigues posicionarte en un valor más alto ofreciendo una experiencia diferenciadora, tus consumidores estarán dispuestos a pagar más por lo que vendes.

Conservar la confianza de tus consumidores. Una marca bien definida, y que es tenida en cuenta a la hora de tomar cualquier decisión en una empresa, servirá también para fortalecer su reputación de cara al mercado en general y a sus consumidores en particular. Por ello, es muy importante que la identidad que construyas para ella sea genuina y que cumplas la promesa que tu marca representa de cara a tu público. Si te inventas unos valores sólo porque suenan bien, y además te los saltas a la primera de cambio, el efecto será exactamente el opuesto al que buscabas.

Cómo definir tu branding

Toda estrategia de marca consta de varias ‘piezas’ que trabajan juntas para construir un ‘todo’ fuerte, atractivo y coherente. Entre ellas, no pueden faltar:

La esencia de la marca: su propósito, su misión, su visión, sus valores, su personalidad. En Método, solemos resumir todas estas características en un personaje que los encarna. El nuestro se llama Mat, y antes de tomar muchas decisiones, directamente nos hacemos preguntas como ¿Qué haría Mat? ¿Cómo diría esto Mat?

Identidad visual: es tan importante que muchos la confunden con el branding. Y es que una vez que tienes una personalidad para tu marca, lo mejor es que esta sea reconocible al primer vistazo. Este objetivo se consigue a través del logo, los colores, las formas, el estilo, las tipografías y el lenguaje estético que conforma la identidad visual. Todos los elementos visuales que incluyas en ella, deben tener sentido, formar parte de un sistema y estar guiados por unas normas de uso que quedarán recogidas en el manual de identidad visual.

Identidad verbal: es igual de importante que la identidad visual, aunque a menudo no es tan tenida en cuenta. Está conformada por la voz, el tono y el estilo con los que se expresa tu marca a la hora de comunicarse, tanto a nivel externo como interno. También son importantes en su definición los temas de los que se ocupa. Todo ello se define en manuales de identidad verbal, estilo, storytelling, etc, que ayudan a todas las personas que se comunican en nombre de la empresa a unificar esta identidad en sus comunicaciones.

Respetar estas líneas es lo que hace que tu empresa sea reconocible en cualquier acción, desde una pieza publicitaria a un stand a la experiencia que creas dentro de una tienda física.

Cómo aplicar el branding en tus redes sociales

Tu presencia en redes sociales es una de las principales tarjetas de presentación de tu negocio. De hecho, muchos pasarán por ellas antes que por tu página web, ya sea porque te busquen o porque lleguen a ellas por casualidad. Por ello, todo lo que tus potenciales clientes encuentren en ellas debe contribuir a fortalecer tu imagen y posicionamiento de marca:

Logos y cabeceras. Damos por hecho que todos ellos van a ser acordes a la identidad visual de tu marca. Pero cuida también que tengan buena resolución y que los tamaños y proporciones se adecúen a los recomendados para cada red social. Un logo borroso o una cabecera con la imagen o parte de la información cortada dan una pésima impresión.

Imágenes. ¿Crees que tus seguidores reconocerían el estilo de tu marca en las imágenes que compartes, aunque no pudieran ver el logo ni el texto que las acompaña? Si tu respuesta es ‘no’, necesitas darle una vuelta a ese aspecto de tu identidad visual. No sólo para que tu feed de Instagram quede más bonito (que ya de paso, también), sino para facilitar la identificación de tus publicaciones y captar la atención. En un mundo donde cada vez hacemos scroll más rápido, esto último es fundamental para conseguir que paren a leer lo que tienes que decir.

Contenidos. La personalidad de tu marca, su identidad visual y su identidad verbal serán las principales guías para:

  • definir los contenidos que incluirás en tu calendario
  • el lenguaje que utilizarás en ellos para conectar con tu audiencia
  • los hashtags que utilizarás para facilitar su posicionamiento

No olvides cruzar todo esto con temas que preocupen en interesen a tu público objetivo, y utiliza la creatividad para integrarlos con tendencias emergentes.

Comunicación. Cualquier interacción, ya sea pública (comentarios) como privada (mensajes directos) debe respetar en todo momento la identidad verbal que has definido para tu marca, y reproducir la experiencia de atención al cliente que ofrecerías en tu tienda física u online. El objetivo es que, aunque varias personas se ocupen de dar respuesta a los comentarios, dudas y requerimientos de tus seguidores, el tono y el estilo sean homogéneos.

Si necesitas ayuda para crear tu propia estrategia de branding, o para integrar la que ya tienes en redes sociales, pregúntanos. Ofrecemos diferentes modalidades de consultoría de marketing dependiendo de tus necesidades.

Si has leído hasta aquí, gracias. Esperamos haberte aportado ideas para mejorar tu branding, dentro y fuera de las redes sociales. Si tienes algún otro tema que te preocupa y no hemos tocado aún, no dudes en enviarnos tus sugerencias. Estaremos encantados de dedicarte un post.

¿No tienes claro en qué podemos ayudarte? Déjanos un mensaje

Contacto Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest