Tu director de marketing ya no es lo que era

Por Mónica Ortega
que hace un director de marketing

Toda empresa necesita tener un enfoque de mercado para poder triunfar en él. A partir de un determinado volumen necesitas sí o sí un departamento de marketing, ya sea interno o un departamento de marketing externo. Pero en cualquier caso, sea cual sea el tamaño de tu empresa, necesitas la visión de un director de marketing, alguien capaz de dar forma a la estructura de marketing de tu empresa y liderar su estrategia. Puedes ser tú mismo o contar con alguien dentro o fuera de la empresa que cubra esta función y aporte esa mirada.

La cuestión es, ¿cómo debería ser ese director de marketing que lidera de manera eficaz la carrera hacia tus objetivos empresariales? ¿A qué desafíos se enfrentará? ¿Qué hace hoy un director de marketing?

Como consultores de marketing, a veces trabajamos como directores de marketing de nuestros empresarios, con mayor o nivel de implicación según cada empresa, e incluso alguna vez nos han pedido ayuda en torno a la contratación de su equipo de marketing. Vamos a intentar resolver todas las dudas que surgen en torno a esta cuestión en este post.

¿Qué hace un director de marketing hoy en día?

Volvemos a una de nuestras frases favoritas: todo es marketing. Y si nos ceñimos a ella, tu director de marketing podría aportar a prácticamente cualquier proceso de tu empresa, porque todos los procesos pueden ayudarte a mejorar su imagen y aumentar su margen de beneficios tanto para quienes lo ven desde dentro (¿a tus empleados les gusta su empresa?) como desde fuera. Y si es un buen director de marketing indudablemente lo hará, trabajando esas mejoras desde las diferentes responsabilidades que su cargo supone.

  • Investigar, mantenerse a la caza de tendencias y adelantarse a las que están por venir. El coolhunting es una de las tareas imprescindibles para evitar que una marca se quede atrás, y no es sólo una cuestión estética. Una tendencia puede venir también de un cambio social o económico, por ejemplo.
  • Definir los objetivos que la empresa pretende alcanzar a través de sus acciones de marketing, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo.
  • Diseñar, planificar y supervisar la ejecución de tus estrategias de branding y marketing, de acuerdo a los objetivos establecidos para la empresa y teniendo en cuenta las peculiaridades y circunstancias de su mercado.
  • Liderar y coordinar los equipos implicados en las acciones de marketing, ya sean internos, externos o mixtos, para que trabajen de manera fluida y coherente. Las agencias externas se han convertido en un elemento imprescindible para trabajos muy especializados, y el reto está en integrar su trabajo con el de los equipos internos para lograr un resultado óptimo.
  • Gestionar el presupuesto asignado para su departamento.
  • Realizar proyectos conjuntos con los departamentos de ventas y recursos humanos, facilitándoles materiales y acciones de apoyo útiles para la consecución de sus objetivos: dossieres, catálogos, boletines, protocolos de bienvenida, eventos que refuercen la cultura empresarial, etc.
  • Seguimiento, monitorización y análisis de los resultados obtenidos con cada proyecto. Es fundamental para valorar si éstos están contribuyendo a alcanzar los objetivos que se han fijado previamente, e intervenir si no está siendo así.

Todas estas funciones requieren de un perfil muy específico que variará dependiendo de las necesidades de tu empresa, pero que a grandes rasgos se resumen en el siguiente epígrafe.

¿Cuál es el perfil del director de marketing ideal para tu empresa?

Teniendo en cuenta todo lo que hace un director de marketing en su día a día, éste debería reunir ciertas cualidades que le permitan desempeñar su cargo con la eficacia que tu negocio necesita.

Cuando ayudamos a nuestros clientes a elegir a sus futuros directores de marketing, damos por descontado que éstos deben contar con experiencia y una visión estratégica global, que trascienda las herramientas en las que pueda apoyarse para ejecutarla. Pero además, nos fijamos en otras cualidades que son cruciales para que pueda desempeñar sus funciones con éxito.

Visión digital

Por mucho que te empeñes, el mundo es digital, y el mercado, también. Tu director de marketing debe ser capaz de integrar esta vertiente en tu estrategia de marca de manera creativa y efectiva, y para ello, debe conocer las herramientas da las que dispone para conseguirlo.

Capacidad de gestión y trabajo en equipo

¿Qué hace un director de marketing durante el 80% de su tiempo? La respuesta es gestionar. ¡Así que esta cualidad es crucial! Tu director de marketing se va a encargar de gestionar varios proyectos al mismo tiempo, que a veces integrarán varios departamentos y que a su vez implicarán a diferentes profesionales. Algunos estarán en plantilla, pero en la mayoría de los casos se tratará de agencias y freelances especializados en tareas concretas a los que será necesario coordinar.

La organización, el liderazgo y las capacidades comunicativas y de negociación jugarán un papel importante en el éxito de todos estos proyectos, así como la flexibilidad a la hora de adaptarse a los objetivos y necesidades de otros departamentos, como ventas y RRHH.

¿El director de marketing es de ciencias o de letras?

En realidad, debe tener un poquito de ambos. Tal vez en un primer momento tu mente ha tirado hacia letras, y es que efectivamente, tu director de marketing va a necesitar conocimientos y habilidades relacionados con la creatividad, comunicación, la psicología… Pero nada de esto va a servir de nada si no activa también su ‘lado científico’. Y es que el marketing actual se sostiene en datos. Es vital para tu negocio contar con un perfil capaz de obtenerlos, analizarlos y utilizarlos en tu provecho.

Experiencia en tu sector

Ya hemos mencionado que la visión estratégica global se da por hecha. Pero además, la adaptación de tu futuro director de marketing será mucho más rápida si tiene experiencia previa en tu sector, porque ya conocerá en profundidad el segmento de mercado en el que te mueves, a tu competencia, etc.

No obstante, esta cualidad no la definiríamos como ‘eliminatoria’. Existen muy buenos directores de marketing capaces de adaptarse con flexibilidad y rapidez a nuevos retos, y que provengan de otro sector puede ser un plus si trae ideas frescas y disruptivas que aún no se han puesto en práctica en el tuyo.

Distancia con la empresa

Tal vez creas que todo lo que hace un director de marketing tiene que estar perfectamente alineado con la empresa en la que trabaja. Y que cuanto más integrado esté en ella, mucho mejor. Lo cierto es que debe conocerla bien, vivir su cultura empresarial, compartir su valores…pero sin pasarse. Si el principal estratega con el que cuentas en tu negocio sólo mira hacia dentro, ¿cómo va a encontrar la manera de darle a tu marca su lugar ahí fuera?

En realidad, y por muy loco que te suene, lo ideal es que tu director de marketing tenga una personalidad capaz de ‘desvincularse’ emocionalmente de tu marca. Así no perderá su capacidad de analizarla desde un punto de vista más externo, más crítico y más centrado en lo que se mueve en el exterior que en lo que se cuece en el interior. Sólo así podrá aportar una visión que complemente y enriquezca a la que ya existía antes de su llegada.

Apertura de miras y aprendizaje constante

Esto está directamente relacionado con el punto anterior. Lo que hace un director de marketing no es venir a dar continuidad a lo que se ha hecho siempre en tu empresa. Por el contrario, debe estar abierto a una mejora continua, y a que esta pueda llegar a través de nuevas tendencias y herramientas que solo podrá encontrar a través de una actitud curiosa que le empuje a seguir aprendiendo e investigando acerca de su sector, de maneras de mejorar la eficiencia, tendencias…

En este sentido, es interesante contar con perfiles que, además de esa innata curiosidad, aporten una visión globalizada. Es una característica que suelen compartir los directores de marketing que han vivido en otros países y/o que dominan varios idiomas, no sólo por las facilidades comunicativas que esto supone, sino porque lleva implícita cierta apertura mental. Está demostrado que al aprender nuevos idiomas, las estructuras cerebrales cambian, porque también se incorporan elementos de otras culturas, dando lugar a actitudes más creativas y flexibles que son muy útiles en las funciones cotidianas de un director de marketing.

Si has llegado hasta aquí, gracias. Esperamos haberte aclarado algunas de las características que consideramos imprescindibles en un director de marketing actualizado. Si aún tienes dudas sobre cómo puedes elegir al tuyo, tal vez podamos ayudarte a través de alguno de nuestros servicios de consultoría de marketing. Elige el tuyo y contacta, estaremos encantados de ayudarte a dar con el mejor director de marketing para tu empresa.

Y si hay algún otro tema de marketing que te preocupa y aún no hemos tocado en el blog, no te cortes. Cuéntanoslo y te dedicaremos un post.

¿No tienes claro en qué podemos ayudarte? Déjanos un mensaje

Contacto Blog

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest